Beneficios de implantar un sistema MES en tu fábrica

18 de Noviembre de 2018
Comparte este post:

Los Sistemas de Gestión de la Producción (MES - Manufacturing Execution Systems) y gestión de las operaciones en planta (MOM – Manufacturing Operations Management) son sistemas que poco a poco se van implantando de forma generalizada en nuestra industria. Pero, ¿cuales son los beneficios que nos pueden aportar este tipo de sistemas?. A continuación te exponemos algunos de ellos:


Fábrica sin papeles

Se elimina el papeleo durante todos los procesos productivos. Todo se hace de forma digital. La documentación pasa a ser más legible, a estar disponible en tiempo real y, al capturarse de forma automática, una información fiable. En términos de sostenibilidad y medio ambiente, también supone un ahorro.

Reducción de costes de fabricación

Se reducen desperfectos, mermas y reprocesos. Se mejora la interoperabilidad de la planta con lo que el resultado final es un producto de mejor calidad y con menor coste.

Aumento de visibilidad

Integración vertical y bidireccional de los datos. Se establece una comunicación en ambos sentidos entre los sistemas ERP que manejan las reglas de negocio y la capa de automatización que controla la producción en planta.

Incremento de la productividad

Se captura el estado de todos los elementos del proceso productivo lo que permite evaluar la disponibilidad, rendimiento y calidad de los procesos. Permiten identificar las causas que impiden que las máquinas o procesos no trabajen a niveles óptimos.

Mejoras de calidad

Se establecen sistemas y procedimientos de calidad que trabajan de forma colaborativa con el proceso productivo.

Mayor control

Mayor control en el proceso productivo: el sistema guía la operario con lo que se evitan errores.

Cumplimiento de regulaciones

Ayudan a cumplir con las regulaciones gracias a la trazabilidad y genealogía del proceso productivo.

Información en tiempo real

Se consigue tener información en tiempo real que permite una mejor toma de decisiones. Permiten responder de forma anticipada a posibles paradas o sucesos que puedan darse en fábrica que puedan afectar a la producción.


Además, de forma indirecta, el cliente obtiene los siguientes beneficios: Aumento de la competitividad en un mercado cada vez más globalizado, mayor flexibilidad en los procesos de producción y una reducción del tiempo de comercialización de sus productos.


Teniendo en cuenta todos los beneficios indicados que se traducen en beneficio económico, el ROI del producto de cara al cliente es positivo, pasa a ser un proyecto económicamente sostenible por todos los ahorros que supone por lo que invertir en este tipo de soluciones está justificado en términos de productividad y rentabilidad.



Si te ha gustado este post, compartelo: